ASESINO DE CAZADORES. CAP.14

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ASESINO DE CAZADORES. CAP.14

Mensaje  LEOMAX el Lun Mar 12 2012, 08:23

Very Happy Ya, listo el nuevo capi, leanlo antes de ir a la cama jejejejje Laughing



CAP. 14

Spoiler:

Los cazadores se levantaron y se reunieron en el centro de la aldea, pasaron entre la muchedumbre que miraba atónita la escena, el lugar se encontraba manchado con sangre y Tijd el apthonot, se encontraba tirado botando espuma por su hocico, con profundas heridas en su cuerpo y un pedazo menos de cola, Chacha lo atendía. El medico del pueblo revisaba a Roko que se encontraba tendido un poco mas allá.

Nimeninu: ¡Tijd!, ¿pero que te ha pasado?, Roko ¿estas bien?

El felyne, magullado y adolorido contó lo ocurrido al cazador.

Nimeninu: Esto es malo.

Victoria: ¿Qué ocurre?

Nimeninu: Un deviljho ataco a Tijd mientras pastaba, este lo agarro por la cola y le arranco un pedazo, Roko trato de ayudarlo pero el jho le dio un coletazo, el pobre Tijd trato de huir pero el maldito se le fue encima mordiendo su cuerpo, Roko logro cegarlo con una bomba de luz, lo que les dio tiempo para salir de ahí, por suerte el puente que conecta el bosque con la aldea es estrecho, por lo que no pudo seguirlos hasta acá.

Pipas: ¡¡Que nadie vaya al bosque!! Enviare un grupo de exploración a investigar y así reportar al gremio. Primero ceadeus y ahora un deviljho, ¿que será después? ¿Un alatreon?, es demasiado.

Nimeninu: Pipas, si me lo permites, mis compañeros y yo podríamos ir y darle caza, sabes que uno de esos merodeando por el lugar puede ocasionar estragos.

Pipas: Mmm…el bienestar de mi gente esta primero, bien, el grupo de exploradores lo conformaran los Héroes de Moga.

Leandro: No me canso de oír eso jejeje.

Victoria: Bah, a mi me lo dicen todo el tiempo.

Leandro: Por lo que contaba mi abuelo, este es un wyvern muy peligroso, ¿crees que podamos con el?

Nimeninu: Con nuestro equipo lo veo difícil, pero no imposible, si no lo matamos al menos lo ahuyentaremos.

Victoria: Nunca he cazado un deviljho, esto es excitante.

Nimeninu: Iremos por nuestro equipo, armas de elemento dragón o trueno nos vendrán bien, comeremos algo y partiremos.

Pipas: Gracias de nuevo y suerte.

Nimeninu: Roko, descansa amigo, le diré a Perla si puede cuidar de ustedes mientras vuelvo.

Chacha: Mi ir también, no tener miedo.

Victoria: Lo siento amiguito, pero esta vez no, es muy peligroso, tú puedes comprar unas hierbas para hacer ungüentos para el apthonot, es una misión importante también.

Chacha: Esta bien mi aprendiz, pero si tener problemas solo silva jejeje.

Victoria: Así lo hare.

Los cazadores fueron a ponerse sus armaduras, Nimeninu abrió un enorme baúl de color rojo desteñido, saco de entre sus armas la katana trueno del cielo, la saco de su vaina y contemplo su afilada hoja, la cicatriz de su ojo se reflejo en ella, el cazador quedo pensativo un rato, de súbito puso la espada en el suelo, y comenzó a sacar las demás frenéticamente del baúl, espadas enormes, martillos, katanas, piezas de ballestas, todas desparramadas por el lugar, jadeando finalmente paro; en el fondo del baúl, envuelta en un paño con manchas secas talvez desde hace años, se encontraba una ultima arma. Nimeninu con un extraño brillo en sus ojos fue a tomarla, pero se detuvo.

Nimeninu: Pero ¿Qué estoy haciendo? Con esa arma, acabar con el deviljho no seria problema, pero todo el mundo sabría quien soy realmente,
Heracles, Rock, mi amada Sofía, esta katana irónicamente es el único recuerdo que tengo de ustedes, tal vez sus almas estén en ella clamando justicia.

Con lágrimas en los ojos el cazador metió nuevamente todas las armas en el baúl, cerrándolo. Se ciño la Pikach a la espalda y salio del lugar.

Nimeninu (secándose los ojos): La usare solo cuando llegue el momento.
Y estoy seguro que será en LA GRAN TEMPORADA DE CAZA.

Al cabo de un rato, los Héroes de Moga atravesaban el enorme portón de madera petrificada que les daba la bienvenida al bosque.

Victoria: Con esta armadura de lingote y esta espada grande de lagiacrus no tendré problemas.

Leandro: Yo y mi martillo torbellino somos invencibles.

Nimeninu: No nos confiemos demasiado, el exceso de confianza ha llevado a muchos cazadores a la tumba, es por eso que debemos idear una estrategia, y será la siguiente…

Por horas buscaron a la bestia, por donde pasaban hallaban los restos de animales que habían tenido la mala suerte de toparse con el.

Leandro: ¿Qué este animal no se llena nunca?

Nimeninu: Es una bola de músculos, gasta mucha energía por lo que necesita comer constantemente, a pesar de ser un wyvern nómade solitario, se le atribuye la desaparición de algunas especies de animales, por eso es importante que demos con el lo antes posible o el balance de este ecosistema se perderá.

Leandro: Menos mal que no viaja en manada.

Victoria: Nimeninu, hemos buscado mucho rato, muero de hambre, te parece si cazamos un kelbi y ¿lo cocinamos en el campamento?

Leandro: ¿Qué, ya te acabaste todas las raciones? ¿No tendrás algo de deviljho en la sangre? Jajaja.

Victoria (Golpeándolo en la cabeza): A callar niño, es solo que la ansiedad me da apetito.

Leandro: Ouch, vale, vale, pero no te enfades.

Nimeninu: No es mala idea, necesitamos descansar un poco, para reanudar la búsqueda.

Victoria: No se hable mas y vamos a ello.

El olor a kelbi asado inundaba el campamento.

Leandro: ¿Saben que vendría bien con esa carne?, una buena ensalada de setas especiales.

Victoria: Mmm, tienes razón. ¿Por que no vas por algunas?, en el área cinco suelo encontrar bastantes.

Leandro: Bien, voy, pero esperen a que llegue.

Nimeninu: No tardes, recuerda que hay un deviljho en el lugar.

Leandro: Descuida, vuelvo enseguida.

El muchacho emprendió su “misión”, Victoria y Nimeninu conversaban.

Nimeninu: ¿Y como ves al muchacho?

Victoria: Sabe lo que hace, aunque a veces pierde el foco, lo que mas me llama la atención es esa fuerza que posee, es que se ve tan frágil.

Nimeninu: Debe haberlo heredado de sus padres, no por nada eran los héroes de su aldea.

Victoria: ¿No crees que se esta tardando?

Nimeninu: Tienes razón, espero no se halla topado con la bestia, vamos.

El área lucia tranquila, talvez más de lo acostumbrado, el chico se empeñaba en recoger las setas y también en comer algunas.

Leandro: Que buenas están.

Un tenue sonido lo puso en alerta.

Leandro: ¿Y esa melodía? Es hermosa, pero ¿de donde viene?

El joven cazador se dirigió al origen del sonido llegando a una abertura entre las rocas.

Leandro: Pasando este hueco esta el territorio de los jaggis, debo tener cuidado.

El muchacho dejo las setas en la entrada, a medida que avanzaba la melodía se hacia mas clara. Llego al nido de los jaggis y rápidamente se oculto detrás de unas rocas. Lentamente se asomo. No podía creer lo que veía, jaggis muertos por doquier y un gran Jaggi a medio comer., el muchacho recorrió la escena con su vista y se detuvo, un sudor frío bajo por su espalda, a unos metros de el, un gran deviljho yacía durmiendo en el lugar, y a su lado, sentada en una roca, una hermosa mujer, de larga cabellera tan blanca como la nieve, y con un vestido del mismo color, cruzado por una faja roja, tocaba tranquilamente una pequeña flauta.
El joven cazador instintivamente limpio sus gafas.

Leandro: ¿Es esto real? ¿Como esa chica puede controlar a ese demonio?, debo averiguarlo…

En el área cinco, los cazadores buscaban a su compañero.

Victoria: ¿Dónde se habrá metido?

Nimeninu: Victoria, acá, debe haber entrado por ahí.

Victoria: Ese túnel da al nido de los jaggis, ¿por que entraría?

Nimeninu: No lo se, pero aquí hay un montón de setas. Démonos prisa…

Leandro se acerco sigilosamente, evitando pisar los cadáveres.

Leandro: Esto no es real ¿me habré comido un hongo alucinógeno por error?

De improviso la chica dejo de tocar. y levantando la vista dejando ver unos ojos celestes casi blancos dijo:

Chica: ¿eh? ¿Quién anda ahí?

El deviljho volvió de su letargo levantándose, El muchacho quedo paralizado ante tan espeluznante criatura, un fuerte rugido hizo temblar el nido…

Nimeninu: ¡Es el jho!, rápido, Leandro puede estar en peligro.

El animal miro fijamente al muchacho por unos segundos, luego abrió su hocico, dejando ver sus enormes y afilados dientes, y acercándolo al piso la muchacha entro en el, la bestia comenzó a cavar ágilmente, enterrándose en el suelo.

Los otros cazadores llegaban al lugar.

Nimeninu: Hay huellas por todo el lugar, esta animal es enorme, Leandro ¿Dónde estas?

Victoria: Nimeninu, por acá, ¿niño estas bien?, responde.

Producto del miedo, Leandro se encontraba como petrificado con la vista levantada, Nimeninu le dio unas bofetadas.

Nimeninu: Vamos chico, reacciona

Leandro: ¿OH? ¿Qué?

Victoria: ¿Estas bien? ¿Qué paso aquí?, no me digas que tu solo te enfrentas te al deviljho, eso no lo creo.

Nimeninu: No creo que haya sido así, al parecer el jho finalmente se harto de comer y decidió irse.

Leandro: E-eso paso, si, exactamente, entre buscando mas setas y casualmente me tope con el, me miro fijamente y luego se enterró.

Victoria: Tienes una suerte…tal vez no representabas una amenaza para el, en cambio si me hubiera visto a mi…

Leandro: S-si t-tal vez.

Nimeninu: Algo más debe haber visto, se nota que oculta algo. Bueno volvamos al campamento, después de comer haremos una ultima búsqueda, aunque a juzgar por lo que cuentas, no lo volveremos a ver en un buen tiempo.

Victoria: ¡A comer!

Leandro (pensando): Será mejor que no diga nada de lo que realmente ocurrió o me creerán un loco. ¿Habrá sido real lo que vi?

Estaba anocheciendo cuando los cazadores decidieron volver, habían seguido buscando y al no encontrar a la criatura ni nuevos restos, concluyeron que el deviljho había abandonado el bosque.

Nimeninu: Al parecer ya no hay de que preocuparse, ya se ha ido.

Victoria (Blandiendo su espada): Lastima, y yo que quería enfrentarlo.

Nimeninu: Ha llegado la hora de partir, aun necesitamos otro compañero de caza para poder formar el clan.

Victoria: ¿Qué te parece si vamos a Loclac?, ahí abundan las escuelas y arenas de entrenamiento, de seguro hallamos algo.

Nimeninu: Loclac ¿eh?, podría ser, mañana seguiremos nuestro viaje.

Leandro: ¿Y crees que Tijd lo resista?

Nimeninu: Lamentablemente no, lo dejare al cuidado de Perla, después del torneo vendremos por el, al llegar a Loclac veremos si conseguimos algún medio de transporte para nuestro equipo. En todo caso, si no tenemos suerte iremos a las aldeas, así lo he hecho y los conocí a ustedes jejeje.

Leandro: No se hable mas, mañana rumbo a Loclac.

A la mañana siguiente los cazadores guardaban sus cosas en un gran barco que había atracado en la aldea, era el Argosy, su capitán Argos al enterarse de las hazañas de Victoria decidió regalarle su katana shark de elemento agua, le pidió que la cuidara bien que eran muy difíciles de obtener. La cazadora agradeció el presente y fue a ver a Chacha.

Victoria: Chacha, amigo, este es el final de nuestras aventuras, tu debes volver con los de tu tribu y yo embarcarme hacia mi nuevo destino.

Los ojos de la joven se llenaron de lágrimas.

Chacha: Ser tristes las despedidas, pero tener razón mi aprendiz, mi enseñar todo lo que sabes, úsalo bien.

Victoria: Supongo que este es el adiós, te extrañare amigo.

Chacha: Mi también te extrañara, pero talvez vernos de nuevo, antes de lo que tu pensar.

Victoria: ¿A que te refieres?

Chacha: Nada, nada.

El chakalala comenzó a bailar haciendo que Victoria soltara una carcajada.

Chacha: Así gustar verte, alegre. Cuídate mucho mi aprendiz.

Victoria: Tu también, y…gracias por todo.

El chakalala se fue veloz por el puente hasta perderse de vista, mientras Nimeninu hablaba con el herrero.

Nimeninu: Llego la hora de seguir mi viaje viejo amigo, me dirigiré a Loclac, a ver si reclutamos al cazador que nos falta.

V.C: Ten cuidado Nimeninu mira que con lo del torneo, el tema del ASESINO DE CAZADORES, debe estar nuevamente en la palestra.

Nimeninu: Lo se, pero tenemos el tiempo en contra y en Loclac abundan los cazadores.

V.C: Sabes, hace unos años llegaron a Moga una pareja de hermanos un chico y una chica, eran muy buenos, se apuntaban a cuanta misión hubiera, siempre Traian muchos recursos eran personas de bien aunque uno de ellos, el hombre parecía algo violento.

Nimeninu: Interesante, y por casualidad ¿no sabes de donde eran?

V.C: De Dloceci, en las regiones frías de Sedna, es seguro que aun vivan allí, recuerdo que cuando partieron se iban con la sensación de que no tenían mas retos que enfrentar, así que se dedicarían a enseñar a los jóvenes en su aldea.

Nimeninu: Dloceci, será mi segunda opción si no pasa nada en la ciudad, iremos a buscarlos, seguro prenden si les hablo del torneo.

V.C: Es probable.

Nimeninu: Y ¿Cómo se llaman?

V.C: Sus nombres no los recuerdo solo tengo en la memoria que se hacían llamar los “trillizos del demonio”.

Nimeninu: Vaya nombre, ¿dijiste trillizos?

V.C: Así es, aunque eran dos les gustaba que les dijeran así, probablemente un tercer hermano murió o algo parecido, quien sabe.

La sirena del barco indicaba que era tiempo de zarpar.

Nimeninu: Muchas gracias por todo Gollumdrek, muy pronto me veras volver con mi honor recuperado.

Gollumdrek: Hace mucho tiempo que no oía mi nombre, espero yo poder decir el tuyo cuando regreses.

Nimeninu: cuenta con ello, y dile a Perla que no descuide a Tijd.

Gollumdrek: Así lo hare, adiós.

Ya en los muelles…

Nimeninu: Gracias por todo jefe.

Pipas: Al contrario, gracias a ustedes, y que la fuerza del gran ceadeus los acompañe en sus nuevos desafíos.

Leandro: Gracias.

Victoria: Gracias Pipas y a toda la gente que me acogió.

Y así Nimeninu, Leandro, Victoria y Roko, subieron al barco entre los gritos y vítores de la gente, la nave comenzó a alejarse, los cazadores apenas lograban entender lo que los aldeanos les gritaban, solo una frase se les quedo en la memoria: ¡¡VIVAN LOS HEROS DE MOGA!!

Continuara…

LEOMAX

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 15/01/2012
Edad : 40
Localización : Alto Hospicio, Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.