ASESINO DE CAZADORES. CAPITULO 16.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ASESINO DE CAZADORES. CAPITULO 16.

Mensaje  LEOMAX el Miér 18 Abr 2012, 04:42

LISTO EL NUEVO CAPITULO, DISCULPEN EL RETRASO.



CAP.16

Spoiler:

El furia Nocturna era distinto del Argosy, que era un barco mercante, este era un navío de caza, la cubierta estaba tapizada por placas de acero, a cada lado del barco, apernadas al metal se encontraban un cañón y una ballesta pesada, un gran gong colgaba de la vela mayor, en la proa, semi oculto, se encontraba una gran lanza de acero que era accionada mediante un mecanismo ubicado sobre esta, en la popa en unas cajas de madera se guardaban las bolas de cañón y las municiones de ballesta redes de seguridad se extendían en babor y estribor.

Nimeninu: Es un gran barco de caza.

Sancho: Ja, ja, ja, es una belleza, el rival perfecto para el jhen mhoran.

Victoria: He oído hablar de ellos, dicen que son montañas errantes.

Sancho: Sii, adversarios poderosos.

Leandro: Capitán, una gran pared de arena viene hacia acá.

Sancho. Eso no es problema. ¡Areneros!, izad la vela mayor.

El barco bruscamente aumento su velocidad, Leandro cayó de espaldas.

Sancho: Listo, a esta velocidad la pasaremos sin problemas.

Unos cuantos delex, (peces similares al pez espada), acompañaban al navío saltando de cuando en cuando, uno cayó en cubierta, la cazadora instintivamente saco su espada y dio cuenta del, el cocinero del barco, un felyne, lo tomo y se lo llevo

Sancho: Hoy cenaremos delex al jugo, cortesía de la cazadora, jajaja.

Nimeninu: Buen trabajo Victoria.

Victoria: Solo era un delex.

Nimeninu: No me refería a eso, no lo notaste pero desenfundaste, atacaste y guardaste tu arma solo con una mano.

Victoria: ¿mmm?, tienes razón, ni siquiera lo note, que sorpresa se llevará Alicia cuando me vea jejeje.

Leandro: Después de comer podríamos retomar el entrenamiento.

Nimeninu: No es mala idea, pero antes de eso debo mostrarles una cosa.

El capitán se alejó unos metros para contemplar la escena, Nimeninu tomo unas cuerdas y se las paso a sus compañeros.

Nimeninu: Agarren fuertemente estas cuerdas.

Leandro: ¿y para que?

Nimeninu: Son cuerdas de seguridad, todo barco de caza las posee, en caso de que caigas a la arena deberías poder usarlas para volver a subir. Ahora con mucho cuidado acérquense a la borda y vean como seria caer mientras cazas un jhen mhoran.

Ambos cazadores obedecieron y se acercaron a la orilla.

Leandro: Caer a esta velocidad debe doler.

Victoria: Ya lo creo.

En eso estaban los cazadores cuando un patadon los sacó del barco, un grito de desesperación fue callado por la arena. Detrás del Furia arenera a unos veinticinco metros reaparecieron los cazadores agarrados a sus cuerdas. Después de unos minutos subieron a cubierta.

Victoria: Casi nos matas, ¿que pretendías?

Nimeninu: Calma, aun no se ha sabido de algún cazador que halla muerto por caer del barco, además todo aquel que sube por primera vez a un navío de caza debe hacer esta prueba, para saber si tendrá la suficiente fuerza como para volver a subir, y ustedes la han pasado, los felicito, además este es un gran ejercicio, ya que usan todo su cuerpo para volver, deberían repetirlo unas cinco veces antes de ir a almorzar ¿no les parece? jejeje.

Victoria: ¡Estas loco!, no estamos para estas tonteras, ¿no es así Leandro?

Leandro (lanzándose del barco): ¡BOLA DE CAÑON!

Al cabo de unos minutos apareció en cubierta.

Leandro: No se tu Victoria, pero lo encuentro un ejercicio genial, la fuerza que sacare en los brazos serán ideales para mejorar con el martillo.

Victoria: Uff, en el fondo el niño tiene razón. ¿Cuántas veces Nimeninu?

Nimeninu: Cinco y date prisa que el chico te lleva una de ventaja.

La chica salto del barco.

Sancho: Jajajaja, no creí que fuera cierto.

Nimeninu: ¿Qué cosa?

Sancho: Mi hermano mayor siempre me contaba de un clan de cazadores que cada vez que solicitaban sus servicios para ir por un jhen mhoran realizaban este mismo “entrenamiento”, para mantener su cuerpo a punto. De ahí sacaste la idea ¿verdad?

Nimeninu: No lo creo, es solo coincidencia, discúlpame pero yo también debo poner mi cuerpo a punto.

Diciendo esto el cazador salto para perderse en la arena. Después de lanzarse y subir al barco en varias ocasiones, los cazadores luego de baldearse con agua, fueron a comer, ya en la tarde retomaron su entrenamiento, Nimeninu le dijo a Victoria que en tierra le enseñaría unos movimientos para hacer con dos espadas. Llegada la noche se fueron a dormir.

A la mañana siguiente el crujir del barco los despertó, los cazadores se vistieron y subieron a cubierta.

Nimeninu: ¿Qué pasa capitán?

Sancho: Nos golpeo una roca.

Leandro: No habremos… ¿golpeado una roca?

Victoria: No, una roca nos golpeo, mira.

Por el estribor del barco a unos cien metros se divisaba otro caza dragones acompañado de una flota de barcos mas pequeños.

Sancho: Pongan atención y no pierdan detalle.

La flota se alejo del caza dragones, de la arena salto un wyvern que era fácilmente tres veces mas grande que el ceadeus, parecía una ballena con dos enormes colmillos en el frente, paso sobre el barco para caer del otro lado.

Sancho: El jhen mhoran, el dragón anciano del gran desierto, es tan grande que a su paso levanta gran cantidad de arena que es arrastrada por el viento, a el se le atribuyen las tormentas de arena, es por eso que cuando en Loclac hay tormenta se envía una flota para dar caza al jhen mhoran.

Leandro: Es una montaña, ¿Cómo se podría cazar una cosa como esa?

Nimeninu: Ya tendremos nuestra oportunidad.

Sancho: La cacería de este dragón es un arte,¡Areneros!, treinta grados a babor, hacia Sedna.

Los cazadores lograron ver como el jhen mhoran amenazaba con embestir el caza dragones por el frente antes de perderlos de vista.

Leandro: ¿habrán podido sobrevivir?

Sancho: Tal vez si, tal vez no. Son los riesgos de ser cazador.

Finalmente llegaron al puerto de Nuta, una aldea en la que su gente se dedicaba a la pesca y caza de delexs y a la crianza de popos (un paquidermo lanudo), que eran usados como bestias de carga, su lana era especial para la confección de mantas térmicas.
Una puerta lateral se abrió y apareció Roko con las carretas y los renhoplos.
Los cazadores bajaron del barco.

Sancho: Hemos llegado caballeros, la aldea de Nuta, el último puerto que podemos alcanzar. Desde este punto a las demás aldeas costeras solo se pude llegar por tierra o dirigible. En una semana vendré por ustedes para llevarlos de vuelta a Loclac.

Nimeninu: Gracias, es tiempo mas que suficiente, en una semana te estaremos esperando.

Sancho: Bien, adiós.

Evein La jefa de la aldea llego a recibirlos.

Evein: Bienvenidos a Nuta cazadores, espero que su estadía les sea de su agrado.

Nimeninu: Gracias jefa pero la verdad solo estamos de paso, nos dirigimos a Dloceci.

Evein: Dloceci ¿eh?, un largo camino les espera. Se halla en un valle a unos dos mil metros entre dos montañas, les recomiendo que dejen sus renhoplos en una granja de popos y aprovechen de rentar dos de ellos.

Nimeninu: Así lo haremos, también compraremos unas mantas térmicas para el viaje, si no se nos ira todo en bebidas calientes.

Las carretas lentamente avanzaban por el sendero, en una estaban Victoria y Leandro, en la otra Roko y Nimeninu, todos con sus respectivas armaduras y armas, cubiertos por una manta de lana de popo. Iban en silencio contemplando el paisaje, un bosque de enormes pinos los recibió.

Nimeninu: en unas horas anochecerá, según la jefa, en medio del bosque hay un claro en donde se encuentra una cabaña, un refugio para viajeros, ahí pasaremos la noche.

Victoria: Podríamos cazar algo para comer en el refugio.

Leandro: Seguro que con este clima, nos topamos con algún bullfango (jabalí) o anteca(ciervo parecido al alce).

Victoria: Un bullfango estaría bien, ¿Qué dices Nimeninu?

Nimeninu: Recorreremos un kilómetro mas y haremos una parada, Leandro y tu vayan por la comida, Roko, tu cuidaras a los animales, y yo iré en busca de algunas plantas para los popos.

Los cazadores no tardaron en hallar lo que buscaban, dos bullfangos pastaban en un claro removiendo la nieve con sus colmillos para dejar al descubierto el pasto tierno. Un chillido los ahuyento, Leandro y victoria fueron a ver de que se trataba, entre unos árboles, un bulldrome( Jabalí cuatro veces mas grande que un bullfango), se encontraba rodeado por baggis(primos de los jaggis, habitan en climas fríos),

Victoria: Que suerte, con este tenemos para comer carne como por tres días.

Leandro: esperemos a ver que pasa.

El bulldrome frenéticamente embestía a los baggis que salían disparados como muñecos de trapo, uno a uno quedaban desparramados, uno de los baggis logró escupir la cara del animal, la saliva estaba mezclada con un químico similar al cloroformo, el bulldrome cayo inconciente.

Victoria: Rápido, a por los baggis antes de que lo muerdan o quedará inservible.

Los cazadores eliminaron a los baggis y aprovechando que el jabalí gigante dormía lo degollaron.

Victoria: Si, esto no pudo ser más fácil, rápido llevemos todo lo que podamos no vaya a aparecer un gran baggi (Primo del gran jaggi, habita climas fríos), y nos arruine el banquete.

Un gran estruendo se escucha.

Leandro: ¿Eh?, viene de donde esta Roko, démonos prisa.

Al llegar encontraron a Roko alimentando a los animales, Nimeninu afilaba su katana diablo rojo.

Victoria: ¿Están bien?

Nimeninu: Si, ¿Por qué?

Leandro: Oímos una especie de explosión que venia de por acá.

Nimeninu: mmm… no nos dimos cuenta, estábamos concentrados en nuestras labores.

Leandro: ¿Que habrá sido?

Un relámpago, luego un trueno.

Nimeninu: Tal vez fue un trueno lo que escucharon, se avecina una tormenta, debemos darnos prisa en llegar al refugio rápido todos a las carretas, hora de seguir. Llegaron al refugio, una pequeña cabaña con una chimenea de piedras, los cazadores prepararon parte de la carne que habían conseguido.

Nimeninu: Esta carne está excelente, aun no me creo como la obtuvieron. Que suerte tienen.

Leandro: ¿Falta mucho para llegar a nuestro destino?

Nimeninu: Saliendo de este bosque estaremos a los pies de la montaña, de ahí la subida será larga, partiremos apenas amanezca para aprovechar toda la luz posible.

Victoria: Mientras, mas pronto reclutemos a los miembros que faltan mejor, así me podrás mostrar esos movimientos que dices.

Nimeninu: A propósito de eso al llegar a la montaña subiremos a pie, con nuestras armaduras y armas, tú Victoria quiero que lo hagas con dos espadas a la espalda, para resistir el frío tomaremos bebidas calientes hasta llegar al valle, desde ahí podremos volver a las carretas.

Victoria: Uff, tu y tus entrenamientos.

Nimeninu: Como debemos estar en constante movimiento debemos aprovechar estas instancias para entrenar, además ya verás como este ejercicio aumentará nuestra resistencia.

Leandro: Excelente, bien vamos a dormir ya, hasta mañana.

Amanecía cuando el grupo retomo su viaje, en unas horas llegaban a las faldas de la montaña, un angosto sendero apenas visible debido a la nieve, serpenteaba hasta perderse en las alturas.

Nimeninu: Bien, bajemos, Roko tu conduce, amarrare la otra carreta atrás, sáquense las capas, si se sienten muy cansados pueden poner sus armas en la carreta un rato.

Leandro – victoria: HAGAMOSLO.

Subían por el sendero, a ratos la nieve llegaba hasta sus rodillas, a cada paso Leandro se sentía más pesado, Victoria también pero lo disimulaba, Nimeninu lucia cansado pero sus ansias por mejorar sus técnicas eran más grandes. A mitad de camino una sombra paso sobre ellos.

Nimeninu: ¡ALTO!

Leandro: Como ¿ya llegamos?

Nimeninu: Rápido, saquen las lonas y cubran a los popos.

Así lo hicieron.

Victoria: Ocultémonos debajo de las carretas.

Escondidos, los cazadores vieron descender un barioth (Un felino dientes de sable, alado, de color blanco y de unos doce metros de largo).se poso en un risco oliendo el lugar.

Nimeninu: Silencio, nuestra posición es desfavorable si lo enfrentamos.

Leandro. Es hermoso.

Victoria: Y letal, es muy rápido, en un momento lo puedes ver y al otro esta sobre ti listo para partirte a la mitad.

Leandro: Miren, ya se va.

El barioth emprendió el vuelo.

Victoria: Estuvo cerca, sigamos ya hemos perdido bastante tiempo.

Leandro: Exagerada, no habrán sido mas de quince minutos.

La marcha continuó, al atardecer llegaban al valle.

Nimeninu: Bien hecho, comamos algo antes de continuar. Allá atravesando ese lago congelado donde se ve humo, esta Dloceci.

Victoria: Al fin, espero que nuestro viaje no haya sido en vano.

Ya al anochecer, el grupo atravesó la gran puerta de hierro que daba la bienvenida a la aldea de Dloceci.

Continuará…


Ojala les guste, y...comenten jejejeje.


Última edición por LEOMAX el Miér 18 Abr 2012, 15:16, editado 1 vez
avatar
LEOMAX

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 15/01/2012
Edad : 41
Localización : Alto Hospicio, Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ASESINO DE CAZADORES. CAPITULO 16.

Mensaje  amae81 el Miér 18 Abr 2012, 08:28

Muy bueno como siempre. Estoy deseando leer el siguiente. Animo.

_________________
Nick: amae
ID: 4NQ36Z
RC: inestable
Armas: Hacha espada, Martillo, ... me gusta la ballesta.
avatar
amae81

Mensajes : 177
Fecha de inscripción : 14/11/2011
Edad : 36

Ver perfil de usuario http://www.foromonsterhunter.com/t5785p125-actualizado-amae-r

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.