La historia de un corazon. Kingdom Hearts

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La historia de un corazon. Kingdom Hearts

Mensaje  avy el Jue Sep 27 2012, 01:40

Vale, os tengo aqui un Fan Fic de la historia de un personaje ee Kingdom Hearts que me he inventado. Espero que os guste, porque ya me ha tenido tiempo aqui la jodia xD He reescrito media historia , que agobio xD Espero que os guste.




Spoiler:
Hola, me llamo… Bueno, mi nombre carece de importancia. Únicamente creo que os interesara la curiosa historia que vivi en mi niñez. Fue bastante insólita, y aun hoy e día, yo mismo, dudo si fue real.


Nos encontramos en un parque a las afueras del pueblo a Sean. Parecía que tenia la mirada perdida. Alex y yo nos acercamos a el, con la intención de preguntarle, mas… Nos dejo perplejos cuando salio a correr rápidamente. Le gritamos, mas parecía que no quería escucharnos. Corría y corría. Salimos tras el, mas o menos durante 10 minutos. Vimos algo caer de su bolsillo, y nos paramos a recogerlo.

-¿Que es esto tío?- Dijo Alex.

-No tengo ni idea..- Extrañado mire aquel singular objeto, el cual me tenia hipnotizado.

-Bueno- dijo el. Llévatelo tu, si eso, mañana se lo das.

-Vale. No hay problema.-Guarde aquella pequeña esfera azul, reluciente, casi tan pura como el cielo de aquella mañana completamente despejado de nubes.

De camino a casa, me quede pensando, en que diablos le pasaba a Sean. Por que corria de nosotros? No seria por no oírnos, porque le gritábamos como si no hubiese un mañana. ¿Qué tramará?

Cuando llegue a casa, no tenia ninguna intención de cenar, ya habíamos estado comiendo muchas chuches por la tarde. A si que nada mas entrar a mi habitación, me dormí, con aquella esfera sobre mi escritorio.

-Gruñido*

Algún sonido provenía de mi habitación, mientras yo dormía, y me dio tal susto que me desperté.

-DIOS!!! QUE ES ESTO!!

Era una especie de masa blanca pegada al techo, en la que se distinguían cabeza, brazos y pies, pero no era humano, eso seguro. Aquella ‘’cosa’’ , miraba ansiosa y a la vez aterrorizada la esfera de mi escritorio. No sabia que relación guardarían, pero eso seguro… tenían algo que ver.

Aquello, se dio cuenta de que estaba despierto, y se abalanzo sobre mi, pero antes de que llegase a tocarme, Salí corriendo como si huyese de los latigazos del diablo y corrí hacia casa de Alex, mientras aquello me perseguía. Iba en pijama, y Rocío, la joven de mi clase de la que estaba enamorado, me miraba, pero en aquel momento, no me importaba mucho. Lo extraño fue que pareció no darse cuenta de lo que me perseguía, como si no lo viese.

Al llegar a casa de Alex, llame como un descosido, y tras abrirme…

-Que coño haces en pijama tío, jajaja

-Cierra tío! Joder, cierra!!!

Cerró rápido, pues aquello ya estaba allí. Empezó a arañar la puerta, y darle golpetazos, al cabo de poco se canso, y nosotros nos fuimos al cuarto de Alex.
Pero… Para nuestra sorpresa, aquello atravesó la ventana, y entro en el cuarto, y justo cuando estaba apunto de abalanzarse sobre Alex, aquella esfera se convirtió en una Espada Claymore. Reconocí el tipo de espada, porque hace poco habíamos estado dando la historia medieval, y eran unas espadas usadas por los caballeros del Rey Arturo y demases.

Sin saber como, aquel amasijo de acero azul, se movió casi con vida propia abalanzándose sobre aquel monstruito blanco y desintegrándolo. Nos quedamos perplejos.

-Que coño…
-Como has hecho eso tío? –Dijo Alex.
-… No…No tengo ni puta idea….

Horas permanecimos observándola. Aquella cosa pertenecía a Sean. Y pensamos que ya era hora de saber mas cosas, por lo que nos dirigimos a casa de este.

-Eh, Sean, sabemos que estas ahí-Dijo Alex mientras lanzaba una piedra contra su ventana.

Sean, se asomo, con cara de asombro, parecía sorprendido y feliz al mismo tiempo.
Bajo a toda prisa y al llegar a la calle, nos abrazo como si se alegrase de vernos.

-Que te pasa tío? Suelta ya joder! Jajajaja

-Debéis seguirme, tengo algo que deciros. Por aquí-Dijo llevándonos hacia su jardín trasero.

Cuando llegamos, vimos su pequeño cobertizo. Nunca habíamos entrado. Era una puerta extremadamente pequeña, sin tumbarme creo que no podría pasar.


-Mirad, chicos, no soy lo que pensáis.

-Que.. que hablas so’ retrasado?

-Se supone que he sido enviado para entrenaros y guiaros por los mundos. Se que os será difícil creerme, pero el universo como tal no existe. Es una mentira que la gente de poder se invento para ser capaz de explicar el espacio.

-Que .. enserio, que te has fumado?-Dije trastornado.

-Este sitio que tu llamas ‘’Tierra’’ se llama en realidad Islas del Destino. Y es un mundo perteneciente a los pocos que no saben de la existencia de los demas.

-Deja de hacer el retrasado. Que es esta mierda que nos dejaste tirada, y que coño era esa cosa blanca que nos ataco?

-Debía ser un Incorpóreo. Son cascarones vacíos que se forman cuando un corazón abandona un cuerpo, y este se convierte en una masa negra llamada Sincorazón. El cuerpo se transforma en eso que os ataco. Debe significar que el tiempo se acaba, están entrando al mundo. Debemos irnos, vamos a la isla donde juegan los pequeños. Ahí esta la puerta para salir de aquí. Debo poneros a salvo.

-Deja de decir tonterías! No nos digas gilipolleces.

Acto seguido se quito su bata de color beige de un tirón y… creció. Tal como suena, crecio de alto medio metro. Una tunica negra apareció de pronto, cubriéndole solo media cara oculta por la oscuridad y la otra visible. Un brazo de la tunica había sido rasgado y dejaba a la vista su brazo el cual tenia infinidad de cicatrices y arañazos. Sujetaba un mazo enorme de color rojo parecido a la cabeza de un dragón. Apoyándolo rudamente en el suelo y apoyándose en el nos dijo:

-Mi nombre verdadero es Ansem. Soy un morador de Vergel Radiante. Fui enviado aquí por el maestro Yen Sid, el cual me ha pedido que os enseñe y entrene en el dominio de las armas del corazón. Así es como se llama las armas que usamos en la lucha contra sincorazones e incorpóreos. Proceden cada una de los sentimientos que mas fuertes son en nuestro corazón. Si la esfera se torno espada fue porque tu cualidad mas fuerte es la lealtad. La mía es un mazo porque soy muy terco y muy fuerte. Ignoro cual será la tuya Alex, mas lo averiguaremos pronto.-Dijo lanzando una canica roja a Alex, la cual agarro al vuelo .

Esa canica se torno una gran hacha de guerra mas grande casi el propio Alex.

-Que coño… No pesa casi nada…-Dijo Alex sorprendido mirando al recien asimilado nombre de Ansem.

-Eso es porque ese sentimiento que te potencia es fuerte. Ahora, por favor seguidme. Os lo ruego.

Nos miramos fijamente y ambos asentimos y nos aventuramos a ir detrás de Ansem.
Llegamos a la isla mencionada anteriormente, y nos adentramos en una pequeña cueva que allí había. Llena de pintadas, aunque había una sola roca al lado de la pared del fondo sin pintar, pensé que algún día alguien la pintaría.

Ansem levanto su maza en línea recta a la pared y cerro sus ojos. De pronto una puerta de madera marrón oscura con algunos detalles en amarillos apareció. No tenia pomo, no podía llevar a ningún lado… Que diablos había pasado?

-Esta es la puerta del mundo amigos míos. La puerta a otros sitios que jamás habéis imaginado. Se que os puede ser duro iros, pero es necesario. Por favor seguidme.

Cruzamos la puerta sin siquiera abrirla ni nada, era atravesable. Nos quedamos perplejos. De pronto, nos vimos envueltos en oscuridad pura. Todo era oscuro, no veiamos absolutamente nada. Era como si tuviésemos los ojos cerrados. De pronto apareció una especie de moto voladora, se que suena raro, pero era sin ruedas, de puro metal dorado y escarlata. Una armadura apareció cubriendo a Ansem y unos cascos cubrieron nuestras cabezas, no cascos normales, sino mas bien cascos de batalla.

La moto empezó a moverse, bastante lento, aunque al cabo de 3 segundos fue algo indescriptible. Era como si todo tu cuerpo fuese hacia delante y tu piel hacia atrás.

Llegamos a vislumbrar una luz a lo lejos, la cual parecía tomar forma de un castillo enorme aunque de una sola torre aunque suene raro.

-Ya hemos llegado. Abajo todo el mundo.

-Este sitio que es? Donde hemos estado, cuanto hemos tardado?

-En el orden de tus preguntas… Se llama Torre de Yen Sid, en ni aquí ni alli y unos 10 minutos.

-… Cachondeo el justo..

-Venga tíos, dejaos de estupideces..-Dijo Alex.

De pronto aparecieron unos seis o siete incorpóreos de los que Ansem nos hablo. El cual rápidamente desprendió su casco de su armadura y con su maza en mano comenzó a luchar contra ellos. Alex y yo le seguimos. Pero no sabíamos muy bien como luchar, porque no sabíamos que era contra lo que luchábamos, por lo que comenzamos a darles golpes sin cesar, aunque sin acertar apenas.

-Atrás!-Dijo Ansem, con su maza apoyada en el suelo.

Alex y yo nos hicimos a un lado. Ansem levanto el mazo y con un golpe sordo al suelo, tembló el suelo. De pronto una especie de látigos de fuego agarraron a nuestros adversarios y los destrozaron hasta hacerlos desaparecer.

-Que diablos…

-Eso, amigo mío, es un golpe de fe, y agotan mucho…-Dijo mientras jadeaba inclinado hacia delante. Subamos pues…

Después de unos 5 minutos de escaleras, llegamos al observatorio de la torre. Donde un anciano con barba y sombrero de pico nos miro seriamente.

-De modo, que vosotros sois los elegidos por El… Si esa es su voluntad… No voy a quebrantarla. Permitidme que me presente, soy Yen Sid, soberano de este mundo y maestro de todas las artes. Este de aquí, es mi aprendiz, Mickey.-Dijo señalando con el brazo a un pequeño hombrecillo con orejas tremebundas y cola. Es como vosotros, otro elegido por El. El es un aspirante a maestro de la llave espada.

-Puedo preguntar… Quien es El?

-Kingdom Hearts, quien si no?
-Perdon? Que?

-Oh, diablos, Ansem, no les has hablado de Kingdom Hearts?

-No, no ha surgido la ocasión.

-Pues veréis, Kingdom Hearts es el ente donde van a parar todos los corazones que se eliminan con una Llave Espada, puesto que es la llave de todos los corazones.

Nos quedamos un tanto perplejos… No sabíamos que hacer… Si hacer lo que nos decían… volver a casa…huir… tantas alternativas y ninguna de la cual supiésemos sus consecuencias… Creo que elegimos bien.

-Esta bien, haremos lo que nos decís, pero si algo no los cuadra, nos largaremos, esta claro?

-Cual agua mi joven amigo. Ahora, acompañad a Ansem en su próxima misión. Ansem, has de ir a Vergel Radiante, hemos oído de la existencia de un Sincorazon gigante, y eso nos preocupa. Parece ser que es un Begimo, creemos que no es el original, pero aun asi puede ser una amenaza.

-De acuerdo. Vosotros dos, acompañadme. Tenemos trabajo que hacer.

-Si!-Dijimos al unísono.

Emprendimos el viaje en su moto espacial la cual nos estaba encantando. La verdad, nunca soñé con algo como esto, en mi vida.

Tras varios minutos de viaje oscuro, llegamos a un sitio impresionante, un castillo con un reloj enorme, un gran cañón, una pequeña ciudadela a lo lejos, y un pueblo pequeñito cercando el castillo.

-Esto es tu mundo?

-Si, yo he nacido aquí, a sabiendas de la existencia de otros mundos. Este es un mundo de intermedio. No es completamente puro, como otros mundos, porque aquí también hay sincoracones, y no pocos. A bote pronto nuestro objetivo se llama Begimo. Es un monstruo enorme, aunque al no ser el verdadero, no es tan fuerte, pero aun así su poder es encomiable. No bajéis la guardia, aunque sea enorme, solo aparece visible cuando alguien se aproxima.

-De acuerdo.-Dijimos manteniendo alta nuestra guardia.

De pronto un joven de pelo castaño de uno 20 años de edad se acerco a nosotros.

-Hola! Donde vais?

- Vuelve a casa, esto es peligroso-Le dije.

-Por que? Buscáis a esa bestia?

-Creo que habla de Begimo.

-Enseñamos donde esta eso de lo que nos hablas.

-Eraqus, y tu?

- Yo… Mi nombre es lo de menos-Dijo Ansem.

Eraqus nos llevo hasta el gran cañón que vimos desde la moto. Allí de pronto una esfera oscura llego de la nada. Y de ella apareció un enorme por llamarlo de alguna manera toro, pues no sabia en aquel momento explicarlo de otra manera.

-Es el! Cuidado! –Dijo Ansem mientras se llevaba a Eraqus a salvo de aquel monstruo.

Alex y yo blandimos nuestras armas en dirección a aquella cosa. Con actitud amenazadora nos miraba esperando algo.

En cuanto Alex avanzo un paso, pisando una rama la cual emitió un sonido al quebrarse Begimo comenzó a avanzar completamente fuera de si. Estábamos aterrorizados, pero aun asi le hicimos frente.


Saltamos a su espalda subiendo por sus piernas. Y comenzamos a pegarle en el cuerno frontal que tenia. Hasta que herido cayo al suelo. Mas un ultimo esfuerzo hizo que aquello lanzase un rayo de energía hacia Alex, el cual callo al suelo, con su tronco atravesado por el rayo.

-A….Ale..Alex….?-Dije, temiéndome lo peor.

Explote en rabia, y mis ojos se tornaron amarillos y mi pupila se dilato por los sentimientos primarios que entonces estaba sufriendo.

Agarre el hacha de Alex que yacía en el suelo, completamente inerte.

Me abalance sobre la bestia destrozándola mientras a mi paso mas sincorazones aparecían, aunque no se movían. Mi ira era tal, que olvide que al haber mas sincorazones tendría que luchar mas.

Cegado, y sin saber como, lance un golpe de fe como Ansem había hecho tiempo atrás.

Después de una explosión de luz violeta oscura, fui tragado por la oscuridad.

El hacha de Alex había desaparecido, pues debía estar con su amo, y mi luciente espada azul se convirtió en una llave gigante de hoja gris, con un protector negro alrededor y un ojo azul en el final de la hoja.

Me di cuenta de que estaba en una playa oscura, en la cual la unica luz que habia era la de la luna.
El tiempo paso, mas del que pude recordar. No pase hambre, no pase frío, ni calor, ni sed… No sentí nada.

Mas al cabo de muchos años, había envejecido, cuando una luz en mitad de la nada comenzó a brillar. Parecía una cara que hacia tiempo que no veía, aunque no estaba seguro de que fuese el…

-Estas bien!? Me recuerdas? Soy Eraqus!

-E..raqus? Te… recuerdo.

Tras sacarme de aquel siniestro lugar, el tiempo no había pasado igual para ambos, pues parece ser que yo había envejecido mucho mas rápido. Dijo que yo había estado perdido durante 5 años, aunque parece que a mi cuerpo le hubiesen pasado 20.

No quise volver con Yen Sid, pues no quería ver como un querido amigo había caído. En lugar de eso… pienso que es mejor aprender como traer a la gente de vuelta, en lugar de llevárnoslos.

Me quede con Eraqus. Pasamos varias aventuras juntos, como cuando paramos el reloj de Nunca Jamás, cuando le dimos a un cocodrilo un plan para comerse el brazo del capitán Garfio, cuando comenzamos a hacer creer a la gente que Vergel Radiante debería llamarse bastión hueco… fueron grandes aventuras.


-Disculpa amigo, puedo decirte algo?-Dije.

-Claro, dime lo que quieras.

-Cuanto hace que Ansem… cuanto hace que nos ves a Ansem?

-Pues… desde que te fuiste… el se llevo a tu amigo a un castillo de los maestros de la llave espada. Por?

-Te importaría si fuésemos y nos convirtiésemos en maestros?

-Claro que no… Xeanorth.


_________________
Hunter retirado de la Era MhTri
Nostalgia de los buenos ratos al 100%
Algun dia daremos un golpe de estado y derrocaremos al consejo, palabra de Boy scout
Kuroyokihime-sempai.. Baka!!
La distancia es relativa... 30 Km parecen unaa eternidad..

avy

Mensajes : 888
Fecha de inscripción : 13/11/2010
Edad : 19
Localización : Arroyo de San Servan

Ver perfil de usuario http://www.foromonsterhunter.com/t3162-actualizadoavy-rc120#5

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.